La Cumbre del Lanín fue una experiencia excelente! Me gustó muchísimo! No fue sólo llegar a la cumbre sino desde el minuto 0 que partimos a la aproximación. La montaña estaba muy exigente físicamente, mucha roca suelta y terreno poco firme. Fue una batalla contra la mente pero había buen ambiente en el Grupo. A