Las comisuras de los labios se secan, tal como se siente cuando el sol nos pega de frente y los últimos rastros de humedad desaparecen por evaporación….Pero esta vez con frío en lugar de calor. Así progresábamos con Alejo y el guía Emiliano por la ladera congelada de la quebrada que nos llevaría hacia La

Pablo tiene 40 años, vive y trabaja en Buenos Aires. Como cada mañana, empieza su rutina yendo de su casa a la oficina. Pablo, de tanto en tanto soñaba con esas historias de montañistas que conquistan cumbres. Allá lejos, muy lejos de las ciudades, entre valles y cumbres altísimas donde reinan el viento, el hielo